Bruno y su ventana al Mundo

29.05.2017

El sábado vivimos con emoción la entrega de nuestro primer trabajo de este finde tan frenético como gratificante: una fusión de mesa dulce, Candy Bar, photocall y entretenimiento. Pensamos en esos rincones dulces como en espacios para la imaginación y el disfrute de todos los sentidos.

Primero buscamos el impacto visual. Luces y piezas de decoración que cuelgan del cielo venciendo la gravedad incluso...
Luego el deleite de los pequeños detalles llenos de escenas, recuerdos y vivencias del homenajeado que llegan al corazón. Relatos hechos con mimo, porque cuando nuestros clientes depositan su confianza en nosotros, acabamos empapándonos del cariño que profesan.
Olores a malvavisco impregnan el olfato... Y la esencia de los limones y hierbabuena se escapan del recipiente de limonadas, que mezclado con el aroma de las golosinas, te embriagará.
La esponjosidad de las nubes, la textura de cada elemento... El tacto también está presente en nuestros trabajos.
Y al final, el gusto. Tras salpicarnos el resto de los sentidos, el sabor entra en juego. El chocolate, el dulce de leche, las oreo, el red velvet... En la boca, mil sensaciones. Con cada bocado, una nueva.

Una ventana al Mundo
Una ventana al Mundo

Con Donjuanes, regalas experiencias.

"Se sentó en el suelo, dejando la guitarra por unos minutos en silencio. Cerró el libro de partituras y se dejó llevar por su imaginación a otros lugares lejanos. Paisajes de ensueño, exóticos animales, otras gentes... De pronto las nubes se mudaron y dejaron entrar la luz de la luna a su cuarto. Levantó la mirada y fijó la vista en el redondo astro... Tardó un tiempo, pero pronto advirtió que no se trataba del satélite, sino del Planeta Azul...

En su habitación se había abierto una ventana al Mundo."